Un espresso es un café producido por una máquina que hace pasar agua a alta presión por una pastilla de café. La resistencia de esa pastilla es la que genera la presión del agua.

Un espresso no es un café que sale de una máquina en la que el filtro o el portafiltros generan la presión sin importar cómo es la pastilla de café. Aunque muchos lo llamen espresso.

Para hacer un buen espresso en casa necesitamos, como mínimo tres productos.

Máquina de espresso

Una máquina que haga espresso de verdad. No valen las presurizadas que son las que llevan el agujerito. Para saberlo, quitamos el filtro del portafiltros y lo ponemos a contraluz, si vemos una rejilla, bien, si vemos un punto o nada, mal. Además el portafiltros no tiene que tener plásticos o algo que interrumpa el flujo del café.

Presurizado no es espresso

Si no vemos la rejilla tenemos un filtro presurizado. Estos no producen espresso, sino una bebida parecida que tiene espuma y no crema. Puede ser aceptable, pero nunca llegará a ser como un espresso bien tirado.

Molino

Un molino que pueda moler lo fino que necesita el espresso. Es recomendable que tenga ajuste continuo o que los pasos sean muy pequeños. No vale con que en la caja o las especificaciones del molino ponga que vale para espresso.

Si te compras la máquina y no compras el molino, creyendo que puedes usar café molido que te vende tu amigo el tostador, vas a tener una máquina de espresso que no vas a poder usar porque no tendrás el punto de molienda correcto. Cada café, con cada máquina, con cada temperatura, con cada humedad tiene un punto de molienda adecuado para sacar el mejor espresso. Con tu molino vas a ir ajustando ese punto hasta llegar al café ideal para tu gusto.

¡Ah!, un molino no es una cosa con aspas que golpea el café, eso es una trituradora o picadora o batidora, pero no un molino de café aunque lo vendan así.

Tamper

Por último es imprescindible un tamper para presionar el café y preparar correctamente la pastilla de café antes de la extracción.

Es necesario presionar correctamente la pastilla para que no queden huecos en el interior que faciliten el "channeling". Esto no se puede conseguir con los tampers que estas pegados a las máquinas o con los de plástico que suelen venir de regalo. Necesitas un tamper con base metálica de la medida adecuada.

Una pastilla bien preparada hará que la extracción sea uniforme, obteniendo un café equilibrado y sin sabores astringentes.

¿Algo más?

Hay más productos que deberías comprar, pero que pueden esperar si no los quieres ya.

Portafiltros sin fondo: Si quieres mejorar tu café necesitas saber cómo es la extracción y ver directamente el filtro te dirá si la pastilla está bien preparada. Báscula: para pesar el grano y la extracción. El resultado será mucho mejor si pesas tu café. Filtros y duchas de competición: Poder moler más fino y tener el agua repartida más uniforme te dará mayor extracción y un mejor espresso. Nivelador, WDT...: Estos utensilios para mejorar la pastilla harán que tengas mejor resultado final. Embudo: Mancha algo menos al poner un embudo en tu portafiltros al recoger la molienda del molino.